aceptar

¡Volver a estar sano a través de la depuración del organismo!

El cuerpo humano es un sistema que se autoregenera. Pero para ello, hay que crear  unas condiciones apropiadas – depurar el organismo y mantener una alimentación correcta.

¡Dale a tu organismo la oportunidad de estar sano!


   A pesar de la existencia de millones de médicos y especialistas cualificados, de los  mejores equipos médicos y modernos y excelentes hospitales, el ser humano enferma más que cualquier otra criatura. No sólo eso, pensad en el alto porcentaje de personas que padecen de enfermedades graves como la diabetes, el cáncer, las enfermedades del corazón y accidentes cerebro vasculares, y cuyo número sigue aumentando, a pesar de los avances en la medicina. Se enseñan todas las ciencias posibles en todas las escuelas del mundo entero, hay de todo, pero nadie enseña a la gente cómo manejar el "dispositivo" más complejo y más caro, es decir su cuerpo.

   El hombre moderno vive "a base de pastillas". Si tienes dolor de cabeza - vas a la farmacia, compras una píldora. Te duele el estómago - lo mismo. Y así hasta el infinito... y más concretamente - hasta la tumba. La medicina oficial trata los efectos, pero no elimina las causas de las enfermedades que nunca aparecen por casualidad. El uso incontrolado de antidepresivos, antibióticos y vacunas que debilitan el sistema inmunológico, aumentan la mortalidad, e incrementan cambios en el cuerpo humano que a través de los genes, se transmiten a los niños.

   El paciente espera que el medicamento haga milagros, lo ve como una sustancia mágica que debe curar inmediatamente. Pero hoy en día, el tratamiento tradicional no trae los resultados esperados, el cuerpo va atiborrado de medicamentos. Cada vez más a menudo, la gente acude a los médicos por complicaciones causadas por los efectos secundarios de la medicación.

   Ningún químico puede predecir qué reacción se va a producir en el cuerpo humano, si se ha tomado diferentes medicamentos y además: pesticidas, fungicidas, colorantes, venenos industriales, sales de metales pesados, dioxinas, conservantes, saborizantes artificiales, antibióticos, sulfonamidas contenidas en carne, leche, productos semielaborados y otros productos alimenticios. Junto con las frutas y hortalizas baratas, producidas en masa, la "comida rápida" y el agua contaminada, una persona durante un año recibe hasta 10 kg de venenos y toxinas (!) - en forma de pesticidas, nitratos, hormonas, etc.

   Dr. Paul Bragg, autor de muchos libros multiventas escribe sobre  de la necesidad de limpiar el organismo: "La suciedad del interior es aún más terrible que la suciedad exterior. Por lo tanto, aquel que se depura sólo desde el exterior está sucio por dentro. La gente no es consciente de lo mucho que contamina su cuerpo, comiendo alimentos inapropiados, y por ello la cantidad de sustancias tóxicas que se acumulan en su cuerpo. Estas sustancias deben eliminarse regularmente del cuerpo a través de métodos naturales".

Limpias tu casa una vez a la semana.
¿Y cuando fue la última vez que "limpiaste" tu cuerpo?

   Admítanlo, que no importa la frecuencia con la que limpiamos la casa, a pesar de todo, la suciedad se va acumulando con el tiempo. Toda ama de casa sabe que es necesario limpiar con regularidad. No hay duda al respecto, dice el dicho: "en una olla sucia, no preparas sopa sabrosa". Lo mismo ocurre con el cuerpo: muchas personas, llevan un estilo de vida saludable, toman vitaminas, pero tienen depósitos en los intestinos, con posibles invasiones parasitarias, por ello no se observa una mejora significativa en su estado de salud. Dado que la principal causa de contaminación del cuerpo son los depósitos fecales en el intestino grueso, hay que empezar por él.

¡La salud de todos nuestros órganos depende de la condición de nuestros intestinos!

   Los intestinos desempeñan muchas funciones importantes: a través de ellos se nutren todos nuestros órganos y por medio de ellos se eliminan residuos de nuestro organismo, nuestro sistema inmunológico en el 80% depende de su buena condición, en los intestinos también viven los gérmenes "útiles", es decir la microflora. El uso de antibióticos, el estreñimiento crónico o diarreas frecuentes, causadas por el uso de laxantes y los microorganismos patógenos y parásitos, que se lo pasan muy bien en los mismos, ¡destruyen la microflora intestinal beneficiosa para todo el organismo!

¡Los intestinos con depósitos no pueden absorber todo el flujo de los nutrientes! 

   Debido a una nutrición inadecuada, y con frecuencia, el consumo de productos ricos en almidón alternados con proteínas, los “depósitos” se adhieren capa por capa a la membrana mucosa de las heces. En el intestino se producen al mismo tiempo los procesos de fermentación y descomposición. ¡Incluso antes de los 30-35 años de edad en nuestro cuerpo se acumulan depósitos de hasta 8 kg! Con el tiempo, los intestinos quedan tan obstruidos con los depósitos fecales que se extienden y hacen presión a los órganos que los rodean y bloquean el flujo de sangre en ellos. Muchos cirujanos declaran que hasta el 70% de los intestinos gruesos que operan, ¡contienen masas fecales, sólidas como piedras, mohos, e incluso lombrices!

   ¿¡Se pueden imaginar lo que ocurre con la "acumulación que vamos almacenado durante muchos años a una temperatura de 37 grados?!

   Toda esta suciedad, que es absorbida por el intestino y a través de la sangre, es distribuida por todo el cuerpo, ¡nos envenena!