aceptar

   Según la Organización Mundial de la Salud, más del 90% de la población es portadora de parásitos, microorganismos u hongos.

   Los parásitos son hoy en día un enemigo subestimado por la mayoría de las personas que se preocupan por su salud.

 ¿Qué es un parásito? - un organismo que vive a costa de su hospedador, tanto tú como yo.

    Los parásitos se alimentan ilimitadamente de nuestra energía, nuestras células, vitaminas, minerales y nos envenenan con el producto de su actividad vital. ¡La astucia y los riesgos derivados de las infecciones parasitarias son generalmente peligrosos, porque no van acompañados por  dolor o molestias! Los parásitos son capaces de vivir en el cuerpo humano durante años o incluso décadas, sin revelar  su presencia en nuestros organismos. Su presencia, sin embargo, causa serios problemas de salud, las llamadas enfermedades parasitarias. Un parásito "hace un nido” envolviéndose  en los órganos y los tejidos, les causa daños, crea un obstáculo mecánico para el funcionamiento del cuerpo, daña los tejidos epiteliales de los órganos, abriendo un camino para las infecciones, provoca focos de inflamación que duran a largo plazo, debilitan el sistema inmunológico. Las enfermedades causadas por parásitos son frecuentemente muy difíciles de diagnosticar y algunas enfermedades se diagnostican incorrectamente, mientras que una causa muy frecuente, son precisamente las infecciones parasitarias.

   El doctor Donald Kelley opina que  "(...) los parásitos son la principal causa de la obesidad, ya que privan al cuerpo humano de nutrientes esenciales, dejándole sólo calorías sin valor nutritivo (...)". El cuerpo comienza a exigir más comida, ya que carece de las vitaminas y minerales necesarios.

 
Duela hepática del gato (Opistorchis felineus) 

Pasożyt Przywra kocia (Opistorchis felineus)

Un gusano plano de una longitud de 10 mm. Un tipo de trematodos parasitario que parasitan los organismos de sangre caliente y causan opistorquiasis humana, una condición caracterizada por un proceso crónico con deterioro del hígado, la vesícula biliar y el páncreas. La persona queda infectada comiendo pescado que no está suficientemente frito. El parásito causa enfermedades, puede provocar cirrosis, a veces una deformación de tejido que provoca cáncer.


Paragonimus

Un tipo de trematodos parasitario que atacan varios animales, y en los seres humanos, causan paragonimiasis. Los parásitos adultos alcanzan una longitud de 8-16 mm, anchura de 4-8 mm, parasitan en los pulmones, pero a veces pueden penetrar hasta los músculos (incluso al diafragma), el cerebro; están cerrados en un quiste de 50 mm de diámetro y más. Los síntomas clínicos se deben indirectamente al funcionamiento del helminto, que es tóxico, mecánico, causa alergias y por  infecciones bacterianas secundarias. Cuando los helmintos pasan al cerebro, pueden causar deterioro en el mismo.

Tricomonas

Protozoos de la familia Trichomonadidae que causan la tricomoniasis. El hombre es su único portador natural. La enfermedad se transmite por vía sexual y es muy frecuente. En Europa todos los años alrededor de 6,5 millones de mujeres caen enfermas por esta enfermedad. Como  promedio, el 25% de las mujeres con una vida sexual activa están infectadas por tricomoniasis. En los hombres producen graves daños en la uretra y en la próstata. Los síntomas no suelen ser muy evidentes, lo que se asocia a la eliminación de una gran parte de los tricomonas al orinar. En cuanto a los hombres, el proceso que es crónico en casi un 100% de los casos, ¡lleva al desarrollo de prostatitis!

Lamblia (Giardia lamblia)

Una lamblia grande con forma de pera causa la giardiasis. Es un protozoo muy común. El mecanismo básico de infección es por vía fecal y oral, por manos sucias, juguetes, comida y agua. En el organismo humano, las lamblias se multiplican en un gran número. Las formas vegetativas pueden existir solamente en la superficie de la membrana mucosa, causando trastornos de la digestión y perturban el funcionamiento motriz del intestino delgado. Empeora la ingestión de las grasas, carbohidratos y vitaminas. Síntomas: diarrea, cansancio, hinchazón, apatía, perdida de peso, falta de apetito, palidez, hemorragias frecuentes, parestesia y espasmos musculares.



Tricocéfalo (Trichuris trichiura)

Con 3-5 cm de longitud, es común en todo el mundo. La infección con tricocéfalo se produce igual que la infección con gusanos: los huevos excretados en las heces del hospedador se desarrollan en un entorno externo. La esperanza de vida es de aprox. 5 años. El tricocéfalo parásita el intestino ciego y el apéndice y en caso de una invasión masiva, en toda la longitud del intestino grueso hasta el ano. Los adultos se pegan a la pared del intestino, perforándola con una parte delantera delgada, mientras que el extremo grueso del cuerpo se suspende en el lumen intestinal.


Parásitos del cerebro (Toxoplasma gondii)

Causan toxoplasmosis, una infección parasitaria que se caracteriza por un  proceso crónico, deterioro del sistema nervioso, aumento del tamaño del hígado y del bazo, una frecuente deformación de los músculos esqueléticos y del miocardio. La enfermedad es común. El microbio se aisló primeramente en mamíferos y pájaros. La infección en el humano se produce a través de la comida, al comer carnes crudas o semi-crudas, pero mas frecuentemente por verduras y frutas no lavadas. La probabilidad de padecer la toxoplasmosis aumenta con la edad. Las pruebas serológicas han mostrado Toxoplasma gondii en el 50% de los europeos adultos. La mayoría de los casos de la toxoplasmosis no produce síntomas.


Anquilostoma del duodeno (Ancylostoma duodenale)

La esperanza de vida de los anquilostomas en el cuerpo humano son 4-8 años, sin embargo la mayoría se excreta en el primer año de vida. Los anquilostomas entran en el cuerpo humano con frutas y verduras no lavadas, o por manos sucias. Las larvas de necator y a veces de anquilostomas penetran en la piel de manera activa. Después de la penetración las larvas migran por los vasos sanguíneos y por los capilares linfáticos hasta los pulmones. De allí, penetran hasta el tracto respiratorio, llegan a la garganta donde son tragadas. El daño intestinal se manifiesta por  ardor de estómago, dolor epigástrico, que simula el desarrollo de la úlcera duodenal.


Taenia saginata (Taeniarhynchus saginatus)

Un helminto grande que parasita en el intestino delgado, alcanza 5-6 m de longitud. Su cabeza (1-2 mm) está provista de cuatro ventosas de succión, el cuello a partir del cual se desarrolla la cadena proglótidos de 1000 a 2000, cada uno de los cuales puede contener hasta 150000 huevos; los puntos negros tienen un diámetro de 0,5 mm y comprenden la cabeza de un gusano maduro. En el intestino delgado, la cabeza se libera de la cabeza negra y se fija a las paredes, donde al cabo de 3 meses se formará un gusano maduro. Pueden vivir de uno a dos años en el organismo del hospedador intermedio.


Taenia solium

Tiene una longitud de hasta 2 m. ¡En el intestino humano vive de 3 a 17 años! La persona es infectada por la "tenia de cerdo" al comer carne de cerdo contaminada o mal cocida o embutidos de carne de cerdo. Las larvas se desarrollan en el músculo, se extienden por el sistema nervioso central hasta otros tejidos y órganos y, finalmente, se adhieren a la parte superior del intestino delgado. La tenia de cerdo causa un daño enorme al hospedador, si las larvas no desarrolladas entran en el tejido muscular del corazón o del cerebro.


Ascaridas (Ascaridae)

Aparte de las larvas de los intestinos, el hígado y los pulmones, las ascaridas se alojan también en otros órganos. Los niños pequeños infectados con Ascaris se muestran caprichosos, distraídos; en los niños de la edad escolar se ralentiza el desarrollo físico y mental, se debilita la memoria, lo que empeora el rendimiento académico; en adultos observamos una capacidad de trabajo reducida.


Oxiuros (Oxyuris)

Viven en el intestino delgado y grueso. La infección con oxiuros se produce durante la ingestión de los huevos de helmintos, que llegan a nuestra boca y nuestra nariz con el polvo, las manos sucias y productos alimenticios.


Toxocara canis

Uno se puede infectar solamente a través de los perros, en los que la toxocara sale al exterior junto con las heces. La variedad del parásito del gato no es peligrosa para los seres humanos. Una hembra de toxocara produce por lo menos 12500 huevos al día. La infección produce dolor abdominal, dificultades respiratorias (que pueden transformarse en asma) y problemas con el sistema nervioso. Esto no significa que haya sacrificar al perro, sino que sus dueños deben vigilar la salud de sus mascotas y desparasitarlos de manera preventiva y regular.


Diphyllobothrium latum

Un parásito intestinal. El hospedador final es un hombre, un perro, un gato, o mamíferos salvajes. ¡La duración de la vida en el cuerpo humano es de hasta 25 años! La longitud del parásito llega a los 20 metros, la anchura es de 1-1,5 cm. Su cuerpo está compuesto de varios miles de segmentos; todos son necesarios. El parásito absorbe las sustancias beneficiosas con ayuda de todo su cuerpo. La persona se puede infectar comiendo pescado crudo, no suficientemente salado, cangrejos y huevas.